Frente al estero y al pequeñito puerto de pesca, nuestros chefs de cocina se esmeran para sublimar los productos del mar. Y “el tiempo se detiene” para dejar su lugar a la degustación! Buen provecho!